PÁGINA DE INICIO 

 

Guía del Arte Románico en Vizcaya

Enlaces Relacionados









Características de las iglesias románicas de la provincia de Vizcaya

Románico de Vizcaya: FrunizLa abundancia de románico disperso por los valles alaveses contrasta con la escasez de iglesias románicas existentes en las vecinas provincias de Vizcaya y Guipúzcoa. Para ello se han dado diversas hipótesis:

  • Posible penetración tardía del románico en tierras norteñas vascas.
  • Construcción de templos de madera.
  • Existencia de iglesias románicas más numerosas pero reedificadas en tiempos de bonanza económica.

En cualquier caso, el hecho es que los restos románicos se Vizcaya se concentran mayoritariamente en el norte de la provincia, muy cerca del Mar Cantábrico.

Citamos aquí la Ermita de San Pelaio de Bakio, La ermita de San Miguel de Zumetxaga, también junto a Bakio, pero perteneciente a Mungía y la iglesia de San Miguel de Fruiz o Fruniz.

Iglesias románicas de Vizcaya

Ermita de San Pelaio (San Pelayo) de Bakio

Ermita de San Pelaio (San Pelayo) de Bakio. VizcayaLa Ermita de San Pelayo de Bakio es un edificio austero de finales del siglo XII o comienzos del XIII, restaurado en 1957.

Tiene nave única y cabecera plana.

Lo más interesante es su portada occidental de buena hechura arquitectónica, que tiene cuatro arquivoltas de medio punto con guardapolvos decorado con bolas.

Desde el punto de vista escultórico y decorativo la portada de la ermita de San Pelayo es muy austera, pues todas las arquivoltas son planas y de aristas vivas.

Las cuatro columnas llevan capiteles con esquemática decoración vegetal apenas incisa.

Ermita de San Miguel de Zumetxaga. Mungia

La ermita de San Miguel de Zumetxaga, perteneciente a Mungia, pero se encuentra más cercana a la turística localidad costera de Bakio.

Ermita de San Miguel de Zumetxaga. MungíaSe trata de la construcción más conocida del románico en Vizcaya, gracias a la polémica que suscitó su origen. Se ha asociado esta ermita al románico irlandés, a influencias celtas y las más próximas alavesas.

Lo que sí sabemos es que la ermita de San Miguel de Zumetxaga es un modesto edificio del románico tardío vasco. Tiene una sola nave y cabecera de testero plano.

La portada meridional tiene arquivoltas planas y apuntadas

En el interior, la cabecera se abre mediante arco triunfal doblado y apuntado sobre columnas con capiteles vegetales.

La ventana del ábside es lo más interesante. Exteriormente tiene dos arquivoltas y cuatro columnas, con columnas con fustes tallados "a la alavesa" y cuatro capiteles, entre los que destacan elementos humanos y animales entre abigarrados entrelazos, de misterioso simbolismo y que son los que han propiciado la polémica sobre el origen de la iglesia

Al margen de ello, no cabe duda que la ermita San Miguel de Zumetxaga nos deja un imborrable recuerdo gracias a su ubicación en lo alto de una colina a unos cientos de metros del mar. Su cabecera se hunde en la espesura del bosque que la cobija.

Iglesia de San Salvador de Fruiz (Fruniz)

Portada de la Iglesia de San Salvador de Fruiz (Fruniz)Aunque el románico de la iglesia de San Salvador de Fruiz se limita básicamente a su portada sur, ésta es suficiente para justificar su visita.

La citada puerta recuerda mucho en estructura a muchas de las que existen en Álava, especialmente cerca de Vitoria, como Lopidana o Gamarra Menor.

Tiene tres arquivoltas agudas, teniendo la central hojas de acanto. La clave se adorna con una cabecita barbuda. Los apoyos son cuatro columnas con fustes tallados como en Estíbaliz y tantas otras iglesias vascas.

Dos de los cuatro capiteles son vegetales, mientras que los otros dos son historiados. De estos últimos, el de la izquierda parece representar monjes o algún tipo de oficio religioso. El de la derecha es el que da prestigio a la iglesia de Fruiz. Muestra a un personaje femenino que detiene a dos caballeros que van a a iniciar el combate sujetando sus armas: lanza y espada respectivamente.

Se ha interpretado como una representación de la Pax Dei o Paz de Dios, inciativa de la Iglesia para moderar o, incluso, prohibir las luchas, combates y guerras en determinadas circunstancias.


Libros, Seminarios y
Viajes de Arteguias